Kurt Vile

“Kurt construye su propio mito, es un niño/hombre con una vieja voz que viene del centro de su alma. Un caso rescatable dentro de la era tecnológica donde vivimos; está enfocado, brillantemente claro y aparentemente cándido… es un soplo de aire fresco.

b’lieve i’m goin down… fue grabado y mezclado en varios sitios –como Los Ángeles y Joshua Tree– y resulta un apretón de manos a todo el país, de este a oeste, a través de la historia, desde los estrechos leñosos hasta los más grandes paisajes llenos de agua.

El disco es todo aire, ligereza y sutileza; sin embargo es notoria su autenticidad y el avance de Kurt, que se muestra en su mejor versión.

Todo parte de la guitarra eléctrica de Kurt y poco a poco se va añadiendo una gama de instrumentos y un gran grupo de jugadores. Desde el banjo en “I’m an Outlaw”, hasta el piano en “Life Like This”, pasando por resonadores, arpas e incluso sintetizadores.

El disco en sí es una aceptación, que a pesar de su extrañeza, suena maduro (reconociendo la inmadurez inherente de ser padre, esposo, pareja, adulto o músico). Me encanta este disco.”

– Kim Gordon

Kurt Vile

“Kurt construye su propio mito, es un niño/hombre con una vieja voz que viene del centro de su alma. Un caso rescatable dentro de la era tecnológica donde vivimos; está enfocado, brillantemente claro y aparentemente cándido… es un soplo de aire fresco.

b’lieve i’m goin down… fue grabado y mezclado en varios sitios –como Los Ángeles y Joshua Tree– y resulta un apretón de manos a todo el país, de este a oeste, a través de la historia, desde los estrechos leñosos hasta los más grandes paisajes llenos de agua.

El disco es todo aire, ligereza y sutileza; sin embargo es notoria su autenticidad y el avance de Kurt, que se muestra en su mejor versión.

Todo parte de la guitarra eléctrica de Kurt y poco a poco se va añadiendo una gama de instrumentos y un gran grupo de jugadores. Desde el banjo en “I’m an Outlaw”, hasta el piano en “Life Like This”, pasando por resonadores, arpas e incluso sintetizadores.

El disco en sí es una aceptación, que a pesar de su extrañeza, suena maduro (reconociendo la inmadurez inherente de ser padre, esposo, pareja, adulto o músico). Me encanta este disco.”

– Kim Gordon

No existen discos sobre este artista.
No existen eventos sobre este artista.
No existen noticias sobre este artista.
No existen assets de prensa.
LO MÁS RECIENTE
NEWSLETTER